Facebook Twitter Google +1     Admin

EL DRAGÓN QUE SE RESFRIABA

20080728105018-animaux-dragons-01-1-.gif

Había una vez un dragón que sólo sabía dormir panza arriba. Movía la cola para dormirse plap, plap, plap... removía la sábana y se destapaba.  Al día siguiente achiiiiiiis....  estaba resfriado... lo llevaban al médico y había que ponerle una inyección....

-  No debes destaparte por las noches, cariño - le decía su mamá - si no te vamos a tener que pinchar todos los días.

-  Tranquila, mamá. No lo haré más.

Era fácil decirlo. Pero a la noche siguiente, cuando se dormía. Con la cola plap, plap, plap... i al día siguiente achiiiiiiis... otra inyección, otra tirita. Llegó el día que tenía el trasero lleno de pinchazos y tiritas.

-  Mamá, me duele el culete.

-  Prueba a dormirte de lado.

Lo probó. Estaba tan cómodo durmiendo de lado que ya no le dolía nada, ni siquiera se le movía la cola, ni la manta. Ya no volvió a resfriarse más...

-   Mamá, creo que los dragones no duermen de lado...

-  Pero tú sí... a dormir.

A partir de este cuento podemos crear mucha curiosidad y preguntas sobre seres mitológicos. Buscar información por la enciclopedia o por internet. Incluso a hacer un proyecto de trabajo sobre dragones. Puede servir también para que no se destapen y respiren mejor las largas noches de invierno cuando nuestros pequeños están resfriados.

28/07/2008 10:50 Pilar Bellés Pitarch #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.

(opcional)





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris