Facebook Twitter Google +1     Admin

EL REGRESO

20140604161755-esperanaza-2.-png.png

El día que todo acabó

José regresó a casa,

su mujer e hijos

no estaban,

¿dónde estarían?

 

Sereno, sin prisa,

fue a la despensa

y había  pan

¡menos mal!

 

Sonrió, se sentó

y esperó,

regresaron y le vieron

allí sentado,

le sonrieron, lloraron

y se abrazaron.

 

Ese momento

eterno en su memoria,

sirvió para olvidar

aquella barbarie

que ya había acabado.

 

A partir de entonces

comenzarían, sin nada,

un camino duro

lleno de amor,

dolor y esperanza…

                    Pilar Bellés

04/06/2014 16:17 Pilar Bellés Pitarch #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris