Facebook Twitter Google +1     Admin

POR DISTINTOS CAMINOS LLEGAMOS A TRIUNFAR (poema dedicado a mi amigo Ramón de Aguilar y al pueblo de Villatoya)

20150810181630-ramon2.jpg

 

Cuando me conociste te preguntaste ¿qué era?

Yo sólo era un suspiro, unas palabras,

un poco de viento fresco sin rumbo,

una ilusión y un poco de esperanza.

 

Y ahora me dices ¿a qué te dedicas?

Yo soy profesora y escritora activista,

de cuento, novela, ensayo, teatro y poesía

y, desde la literatura, intento cambiar la sociedad.

 

Y te acuerdas de dónde era y dónde nací,

eso no importa, yo soy de donde tengo amigos

que me  quieren y me aceptan como soy

yo soy de ese lugar donde me siento feliz.

 

Mi familia, los que siempre estuvieron ahí,

los que me apoyaron cuando no era nadie;

con ellos, pasaron los años y me hice fuerte

y, gracias a ellos, hoy estoy aquí.

 

¿Cuándo ocurrió eso? No importa ya,

los malos recuerdos se fueron olvidando,

nos quedamos con los buenos momentos,

y entre nosotros creció una bonita amistad.

 

Cuando llegaste a mi aldea

no sé qué esperabas encontrar,

pero para mí fuiste un rayo de esperanza

que me iluminó en la oscuridad.

 

En un mar profundo hundida,

yo llorando sola en un rincón,

de repente, llegó aquella carta,

y conocí a mi amigo Ramón.

 

¡Mi salvación!, grité yo emocionada,

él me sacó de aquel mar profundo

lleno de monstruos, temores y engaños,

donde yo vivía encerrada en mi jaula imaginaria.

 

¡Qué suerte tuve al encontrarte!

Me diste una oportunidad y me salvaste

cuando, sin remedio,  estaba siendo engullida

por el egoísmo de una sociedad machista.

 

Tú conoces lugares y secretos

que mi mente trata de olvidar,

tú me mostraste un mundo

que no se veía desde mi ventana.

 

Una persona generosa en un mundo egoísta,

que tuve la suerte de encontrar,

fuiste para mí un rayo de esperanza,

mientras yo luchaba entre alimañas.

 

Gracias, amigo Ramón,

por abrirme aquella puerta

por ser un rayo de sol

en la más absoluta oscuridad.

 

Gracias por haber confiado en mí

por haber escuchado mi grito de auxilio,

por ayúdame a superar aquel miedo

por abrirme una puerta para salir.

 

Con los años aprendí que en malos tiempos,

rodeada de alimañas, se puede llegar a triunfar,

que hay buenas personas en este mundo

desinteresadas, siempre dispuestas a ayudar.

 

 

Tú fuiste capaz de darlo todo

sin esperar nada a cambio,

cuando yo estaba luchando

por hacer realidad este sueño.

 

Quiero dar gracias al destino

por haberte puesto en mi camino;

sin ti no sé qué sería de mi vida,

ni quién sería, ni dónde estaría.

 

Mil gracias te doy, amigo mío,

por apoyarme para que hiciera realidad mi sueño

por ayudarme a salir de todo aquello

y por haberme acompañado en el camino.

 

Hoy estoy a Villatoya contigo

para inaugurar esta biblioteca,

y juntos invitaremos a estos amigos

a leer libros, soñar e imaginar.

 

Cuando nos conocimos no imaginaba

que hoy nos volveríamos a encontrar

y que, por caminos distintos

los dos llegaríamos a triunfar.

                Pilar Bellés

10/08/2015 18:08 Pilar Bellés Pitarch #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris